lunes, 21 de marzo de 2011

JUGANDO AL AHORCADO

Este fin de semana he consultado al equipo su disponibilidad en los próximos meses, sobre todo en mayo, que es en cuando se supone que vamos a rodar "Come y Calla". La conclusión ha sido poder cerrar por fin una fecha de rodaje más o menos definitiva: DEL 21 AL 29 DE MAYO.

He basado la decisión final en la disponibilidad de los actores: los dos parece ser que tienen esas fechas más o menos libres para dedicarse al 100% a la peli. Además, está lo suficientemente lejos (de hoy en dos meses) para que puedan estudiarse el texto y tengamos tiempo para hacer ensayos. Ahora, he de confeccionar el resto del equipo en torno a esta decisión: si algún técnico no puede los fines de semana, hay que buscarle un sustituto para sábado y domingo, o si no puede de lunes a viernes, pues uno para esos días, y es muy probable que algunos cargos se tengan que duplicar: dos directores de foto, dos técnicos de sonido, dos maquilladores... dos de todo. Bueno, eso supone mucha coordinación durante estos dos meses que quedan de preproducción, dejando las cosas muy claras para que se definan bien todos los aspectos de la peli y así no haya diferencias radicales en el resultado final entre el trabajo de dos personas distintas en el mismo campo.

Ya lo he hecho antes: se puede hacer... no me preocupa demasiado.

Pero sí que hay una cosa que cada vez me agobia más: nueve días de rodaje... Sí, nueve días del tirón para rodar la peli... Nueve días para rodar noventa y pico páginas de guión: eso son casi diez páginas por día... Eso significa que no se pueden cometer errores, que no hay márgenes, que vamos a saco... Y mi preocupación es, ¿puedo hacerlo? ¿Tengo el empuje para tirar de semejante insensatez?... No sé... Tal vez es una locura demasiado grande... Tal vez estoy pidiendo demasiado... Tal vez estoy trenzando mi propia soga...

"Mí" fueron 10 días de rodaje más uno de segunda unidad sin actores, solo para insertos. Pensando en las diferencias entre una peli y otra, creo que es posible, pero eso no quita para que me sienta viejo: hace 10 años no me importaba rodar 20 horas seguidas y dormir un ratejo para seguir rodando sin quejarme (o no quejarme mucho), pero, últimamente, he notado que cada vez me cuesta más. En los últimos rodajes en los que he tenido que trasnochar, realmente lo he pasado mal: me ponía muy irritable y así no se puede trabajar conmigo, y en esos rodajes NO era el director (en "Mí" no fue necesario hacer la burrada)... Un director gritón, desagradable y con acidez de estómago es lo último que necesitamos en un rodaje con tan poco margen para el error.

Así que pido disculpas desde ya por si algún día tenemos que hacer gaupasa y me pongo insoportable.

Creedme: no será por motivos personales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada